Citomegalovirus (CMV) en los recién nacidos

¿Qué es el CMV en los recién nacidos?

El citomegalovirus (CMV) es un virus del herpes muy común. Afecta a personas de todas las edades y en todas partes de Estados Unidos. En la mayoría de los casos, el CMV provoca síntomas leves o puede llegar a no provocar ninguno. Sin embargo, puede provocar problemas graves a un feto o a un recién nacido.

¿Cuáles son las causas del CMV en los recién nacidos?

El CMV es un virus que se transmite de una persona que lo tiene a otra. El virus puede propagarse del siguiente modo:

  • De la madre al feto durante el embarazo (CMV congénito)

  • De la madre al recién nacido durante el parto o a través de la leche materna (CMV perinatal)

  • En los hogares con niños pequeños y en las guarderías

  • Por el contacto con saliva, orina, flujo vaginal o semen infectados

¿Cuáles son los síntomas del CMV en los recién nacidos?

CMV congénito

La mayoría de los bebés con CMV que está presente en el momento del nacimiento (CMV congénito) no tienen síntomas. En caso de haber, pueden incluir lo siguiente:

  • Pérdida de la audición (se puede detectar en una prueba de detección de la audición de rutina en un recién nacido)

  • Tamaño pequeño, como la cabeza de tamaño pequeño

  • Aumento del tamaño del hígado y del bazo

  • Color amarillento en la piel (ictericia)

  • Pequeños vasos sanguíneos rotos debajo de la piel

  • Problemas en los ojos

CMV perinatal

Es posible que los bebés con CMV que se transmitió durante el parto o a través de la leche materna (CMV perinatal) no tengan síntomas. Por lo general, los signos y los síntomas se ven solo en los recién nacidos muy prematuros o enfermos entre las 3 semanas y los 6 meses de edad y pueden incluir los siguientes:

  • Resultados anormales en los análisis de sangre. Por ejemplo, en los resultados quizás se observen niveles bajos de plaquetas, un recuento bajo de glóbulos blancos o función hepática anormal.

  • Aumento del tamaño del hígado y del bazo.

  • Hinchazón (inflamación) de los pulmones (neumonitis).

Los síntomas del CMV pueden parecerse a los de otras afecciones. Si cree que su bebé puede tener una infección por CMV, hable con el proveedor de atención médica del niño.

¿Cómo se diagnostica el CMV en los recién nacidos?

La mayoría de las infecciones por CMV en la madre no se diagnostican porque el virus provoca pocos síntomas. Las pruebas para diagnosticarlo pueden incluir lo siguiente:

  • En el caso del feto, es posible revisar el líquido amniótico o la sangre del feto para ver si hay CMV.

  • En el caso del recién nacido de menos de 3 meses, se pueden hacer cultivos de orina o de saliva para detectar el CMV.

Otras pruebas pueden incluir las siguientes:

  • Análisis de sangre, incluido un hemograma completo, pruebas de la función hepática y pruebas que permiten detectar el virus en la sangre o signos en la sangre de una infección pasada

  • Tomografía computarizada del cerebro

  • Exámenes de audición

  • Exámenes de los ojos

¿Cómo se trata el CMV en los recién nacidos?

El tratamiento dependerá de los síntomas, de la edad y del estado de salud general de su hijo. También, de la gravedad de la afección. En general, no se recomienda ningún tratamiento para los recién nacidos saludables que no tienen síntomas.

El tratamiento para los recién nacidos que tienen síntomas genera controversias.

En algunos bebés con CMV se recomienda tratamiento con medicamentos que actúan contra el virus (ganciclovir o valganciclovir). Los bebés pueden recibir este tratamiento si tienen algo de lo siguiente:

  • Hinchazón de los pulmones

  • Recuento de plaquetas muy bajo

  • Problemas de la vista que pueden provocar la pérdida de la visión

  • Pérdida de la audición

Es posible que a los bebés que tienen pérdida de la audición o la cabeza de tamaño pequeño les administren ganciclovir por tiempo prolongado.

¿Cuáles son las complicaciones posibles del CMV en los recién nacidos?

Las complicaciones posibles del CMV incluyen lo siguiente:

  • Problemas del sistema nervioso, como convulsiones

  • Problemas en el crecimiento y el desarrollo

  • Problemas de alimentación

¿Qué puedo hacer para prevenir el CMV en mi hijo?

Es difícil prevenir una infección por CMV porque es algo muy común. Estas medidas pueden ayudar a prevenir una infección por CMV, en especial en las embarazadas:

  • Lávese las manos con agua y jabón, en especial después de cambiar pañales, de alimentar a los niños, de limpiar la nariz o la boca de un niño o de tocar juguetes.

  • No les dé besos en la boca a los niños pequeños.

  • No comparta tenedores, cucharas, tazas ni alimentos con niños pequeños.

Información importante sobre el CMV en los recién nacidos

  • El CMV puede transmitirse a un feto durante el embarazo. Se puede transmitir a un recién nacido durante el parto o a través de la leche materna.

  • La mayoría de los bebés con CMV congénito no tiene síntomas. 

  • El CMV puede provocar problemas graves a un feto o a un recién nacido.

  • Es posible que se usen antivirales para tratar a algunos recién nacidos con CMV.

  • Lavarse las manos con agua y jabón es una buena manera de eliminar el virus de las manos para evitar la propagación del CMV.

Próximos pasos

Consejos para ayudarlo a aprovechar al máximo la visita con el proveedor de atención médica de su hijo:

  • Tenga en claro la razón de la visita y qué quiere que suceda.

  • Antes de la visita, anote las preguntas que quiere hacer.

  • En la visita, anote el nombre de los nuevos diagnósticos y de todo nuevo medicamento, tratamiento o prueba. También anote las instrucciones que el proveedor le da para el niño.

  • Sepa por qué se receta un tratamiento o un medicamento, y cómo esto ayudará a su hijo. Conozca los efectos secundarios.

  • Pregunte si la afección de su hijo se puede tratar de otra forma.

  • Sepa por qué se recomienda una prueba o un procedimiento y qué podrían significar los resultados.

  • Sepa qué esperar si su hijo no toma el medicamento o si no se realiza la prueba o el procedimiento.

  • Si su hijo tiene una visita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo esta.

  • Sepa cómo comunicarse con el proveedor fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga preguntas o necesite ayuda.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.